Inicio Noticias Categoría Misceláneas

EL TURISMO RELIGIOSO DEL "PADRE PANCHO" EN LA ARAUCANÍA

admin el 23-09-2016, visto 871 veces 0
Article Image

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una nueva oferta que está comenzando a tomar fuerza en La Araucanía y fue lanzada hace un par de semanas es la del turismo religioso; campo poco explorado en nuestra región y que está tomando pasos agigantados.

Fue el propio Richard Quintana, Director Regional de Sernatur Araucanía quien señaló que es un campo nuevo a explorar aunque la mayoría de sus hitos pueden ser visitados sin inconvenientes. “Es un proceso de maduración (…) Hubo una primera etapa donde se levantó el antecedente técnico donde ya al identificar los hitos se puede explicar el legado del Padre Pancho, se están viendo las actividades e iniciamos la segunda etapa que viene a sumarse con la historia de la zona lacustre”.

La ruta

El circuito que forma parte del poco explorado “turismo religioso” se desarrolla en el área recorrida por Fray Francisco Valdés durante sus años de párroco de Pucón (1943-1956) y que despliega imponentes paisajes y comprende en total 18 hitos que encarnan sus obras materiales y espirituales.

Dentro de estos llamados “hitos”, se puede contemplar el hito 4, la capilla el Sagrado Corazón de Jesus ubicada en Molco, camino a Villarrica-Pucón. En su interior se puede apreciar una reproducción fotográfica de una cruz pintada por el Padre Pancho en los años 30’ cuando fue profesor de Filosofía en el Seminario de San José de la Mariquina.

El recorrido continúa en el hito 5 que comprende el tramo 2 “La Obra en sus Manos”, con el museo que lleva su nombre siendo fundado en el año 2009 y contiene gran parte del material con el que el Padre Pancho ofició de Obispo como las túnicas usadas en las misas así como objetos personales, fotos familiares y una reproducción fotográfica de la cruz que pintó para la antigua iglesia entre otros menesteres.

Tras pasar el museo del sacerdote franciscano, el próximo destino es Curarrehue donde el hito 16 se enmarca en la Parroquia San Sebastián, enclavada a escasos metros del centro neurálgico de la pequeña ciudad cordillerana. Ahí, se encuentra en la pared del altar, un Cristo de 3 metros de alto pintado exclusivamente por el Padre Pancho.

La particularidad de la pintura es que es un Cristo Resucitado con una túnica blanca radiante de fondo azul que hace la benevolencia de invitar a la gente a acercarse a él; distinto a los cristos que uno aprecia en forma tradicional.

Finalmente cierra la ruta del Padre Pancho con el Cristo de Tromen, cercano al límite fronterizo entre Chile y Argentina como una forma de fomentar la paz entre ambos países siendo inaugurada en el año 1950 por el sacerdote Guido Beck de Ramberga en conjunto con más de dos mil feligreses cerrando la ruta del sacerdote franciscano que dio todo por su amado Pucón hasta el fin de sus días.