Inicio Noticias Categoría Crónica

Fiscalía logra condena de violador pese a retractación de la víctima en Victoria

admin el 02-06-2015, visto 160 veces 0
Article Image

Autor del delito fue sentenciado a 10 años de cárcel. La víctima, una menor de 10 años de edad, se retractó en pleno juicio, por la presión ejercida por parte de su familia.

Una pena de 10 años de presidio efectuivo deberá cumplir Claudio Riffo Meliñán, quien fue condenado por el Tribunal Oral de Angol por violar a una niña de 10 años de edad, hermana de su conviviente.

Los hechos, según acreditó en el juicio el fiscal adjunto Carlos Obreque, ocurrieron el 19 de abril de 2014, al interior de un inmueble de la localidad de Púa, comuna de Victoria, donde el condenado y su familia compartían un asado.  En un minuto en que no era observado trasladó a la víctima hasta una habitación del segundo piso, donde procedió a violarla.

La menor denunció lo sucedido y debió ser atendida en un hospital por las graves lesiones que  que sufrió.   Sin embargo en el juicio, por la presión ejercida por su propia familia, se retractó de sus dichos y declaró que su agresor no tenía responsabilidad en lo sucedido para evitar que resultara condenado.

 “Afortunadamente existieron testimonios de oídas, la menor un par de días después de los hechos develó los antecedentes a una doctora del hospital de Temuco, a los funcionarios policiales de la BRISEXME también, y el tribunal le dio credibilidad a esos testimonios de oídas, porque hay que entender que en este tipo de delitos especialmente en el ámbito sexual existe la clandestinidad, es difícil tener testigos presenciales de los hechos”, expresó el fiscal Carlos Obreque, quien dijo sentirse conforme con la pena obtenida, porque el tribunal acogió la tesis planteada por la Fiscalía y porque lo que finalmente se resguarda con el fallo es “ la protección y el bienestar futuro de la víctima”.

Además de los 10 años de presidio, el tribunal condenó a Claudio Riffo Meliñán a la pena de interdicción del derecho de ejercer la guarda y ser oídos como parientes en los casos que la Ley designa y a la de sujeción a la vigilancia de la autoridad durante los diez años siguientes al cumplimiento de la pena principal.