Inicio Noticias Categoría Política

SENADOR ESPINA Y CONFLICTO EN LA ARAUCANÍA

admin el 01-09-2015, visto 57 veces 0
Article Image

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SENADOR ESPINA Y CONFLICTO EN LA ARAUCANÍA “EL MINISTRO BURGOS TIENE UNA GRAN OPORTUNIDAD PARA LIDERAR EL PROCESO POR LA PAZ EN LA REGIÓN”

Asimismo, expresó que “hay un déficit en materia de delincuencia, que está a la vista, porque la capacidad de anticiparse a los hechos de esta naturaleza es muy baja”.

A casi una semana de la marcha de los camioneros, con todo lo que significó para el país con las más de diez horas que debieron esperar para ingresar con sus máquinas incendiadas al centro de la capital, el Senador Alberto Espina mantuvo su respaldo al movimiento social señalando que la causa es “justa” por cuanto “han sido víctimas de más de 130 atentados con quema de sus camiones en La Araucanía, y, en promedio, se queman tres camiones diarios en el resto del país”.

“El Gobierno cometió un error muy grande, porque prohibió el ingreso de los camioneros a la Alameda mediante un decreto, que es lo mismo que apagar un incendio con bencina. Ellos no sólo resultaron triunfadores de este movimiento, sino que también han logrado crear conciencia en el país de la gravedad que viven. Va a marcar un punto de inflexión, y el Gobierno no va poder seguir postergando como prioridad la delincuencia y los hechos de violencia que ocurren en La Araucanía”.

Espina, quien se ha reunido en reiteradas oportunidades con el ministro Burgos, hizo ver sus inquietudes frente a este tema el lunes anterior a la marcha, poniendo en alerta al Gobierno frente a la grave situación de La Araucanía e insistiendo desde un principio que la Jefa de Estado debía autorizar el ingreso de camiones a Santiago, tal como se ha hecho con otras manifestaciones.

“Si la Presidenta hubiese ido una vez a La Araucanía a conversar, con un diálogo franco y directo, este conflicto se habría evitado, y estaríamos trabajando en las soluciones con quienes, en verdad, lo único que quieren es que esto se resuelva”, argumentó.

“Todos los gobiernos han fracasado en su intento de resolverlo, porque no han sabido enfocarlo adecuadamente. Jorge Burgos tiene una gran oportunidad de marcar un hito histórico, si él lidera el proceso por la paz social en La Araucanía”, señaló.

A juicio de Espina, con respecto a la violencia en la zona, “hay un déficit en materia de delincuencia, que está a la vista, porque la capacidad de anticiparse a los hechos de esta naturaleza es muy baja. Una tarea urgente es que los servicios de inteligencia mejoren la coordinación entre ellos y que logren obtener información útil para desarticular a los grupos que están operando en el país y que tienen desbordados los robos violentos”.

“El tema de fondo –asegura Espina- es que ningún Gobierno ha sido capaz de crear un consejo en el que participen representantes del pueblo mapuche y agricultores, elegidos por ellos mismos, más representantes del Estado para abordar los temas de tierras, pobreza, participación institucional del tema mapuche y los temas de la violencia. Ese es el primer paso para resolver el conflicto de La Araucanía y no existe una explicación del Gobierno para que no sea capaz de liderar un proceso que abra caminos por la paz social”.

Pero, para el Senador Espina la falta de voluntad política, fundamentalmente de un sector de izquierda de la Nueva Mayoría, “impide que se aprueben proyectos de ley que se están tramitando en el Parlamento y que otorgan facultades para llevar adelante con mayor éxito las investigaciones, mejorar las pruebas, lo que permitiría reducir los altos niveles de impunidad que existen. Esos grupos de izquierda consideran que esas medidas apuntan a crear un Estado represivo con un complejo histórico enorme e ideológico, en donde ellos no creen que la delincuencia deba enfrentarse con mayores atribuciones, porque creen que tiene un origen social”.

En virtud de aquello, finalmente el parlamentario RN sostiene que “hay una Presidenta ausente respecto de las tomas de decisiones sobre las materias relevantes del país. El país tiene niveles de ingobernabilidad y ambigüedad producto de que la Presidenta no está cumpliendo el rol de liderazgo que le corresponde”.

“Eso genera un natural vacío de poder y disputas que dañan al país, porque este Gobierno ha sido el más malo desde el retorno de la democracia; pero lo que es aún más grave, sin tener un liderazgo claro hacia dónde se quiere conducir al país”, concluyó.