Inicio Noticias Categoría Misceláneas

EFEMERIDES 1 DE JUNIO ANIVERSARIO DIARIO EL MERCURIO

admin el 01-06-2017, visto 59 veces 0
Article Image

El Mercurio es un periódico chileno de tendencia conservadora fundado por Agustín Edwards Mac-Clure con varias ediciones a lo largo del país. Su edición más importante es la de Santiago, donde se publicó por primera vez el 1 de junio de 1900 y es distribuido nacionalmente con circulación diaria. Forma parte del GDA (Grupo de Diarios de América) junto con otros periódicos importantes en Latinoamérica —como La Nación (Argentina), El Comercio (Ecuador), O Globo (Brasil), El Tiempo (Colombia), El Universal (México), El Comercio (Perú), El País (Uruguay) y El Nacional (Venezuela)

Agustin Edwards adquiere en 1875 el edificio donde funcionaba el diario El Mercurio de Valparaíso para saldar las deudas que los hermanos Tornero tenían con él. Así su hijo Agustín Edwards Ross comienza a hacerse cargo de la edición de este periódico, dada su experiencia previa en el periódico La Época, que había fundado en 1870 y en el cual participaron autores como José Martí, Rubén Darío y Anatole France. Posteriormente, Agustín Edwards McClure, decidió fundar el 1 de junio de 1900 El Mercurio de Santiago de carácter vespertino, y matutino desde 1902, adquiriendo para sí el Palacio Larraín Zañartu (Marquesado de Montepío) de la sucesión de doña Carolina Zañartu de Larraín. Si bien inicialmente se presentaba como la edición de Santiago del diario de Valparaíso, incluso con el logo y fecha de fundación de dicho diario, ya indicaba en su portada que era el Número 1 y el Año 1. Posteriormente sería conocido como El Mercurio y transformado en el principal diario del grupo.

En su primera editorial señalaba: Conocida es ya, hasta ser tradicional, la respetuosa y tranquila actitud de El Mercurio para discutir con tranquilidad inalterable las más graves materias del orden político, económico, administrativo o internacional. Con ello se determinó continuar la tradicional línea editorial de la compañía: apartarse de las luchas partidistas; entregarse por completo a las grandes causas del país; y moderar las pasiones extremas que en el futuro pudiesen dividir a los chilenos. Con ello buscaba competir también con los dos grandes diarios de la época en Santiago: El Ferrocarril (1855) y El Diario Ilustrado (1902)