Inicio Noticias Categoría Crónica

Someten a proceso a siete ex funcionarios de carabineros por el homicidio en Curacautín

admin el 27-03-2015, visto 23 veces 0
Article Image

Se trata de los ex funcionarios de Carabineros de Chile: José Erwin Pérez Islas, Marco Antonio Aguirre Guajardo, César Octavio Adriazola Azócar, Erwin Fernando Hormazábal Aedo y Nelson Adalberto Almendras Illesca, procesados en calidad de AUTORES  y de los ex uniformados José Domingo Cádiz Parada y Bernardo Iván Aedo Leiva como CÓMPLICES, a quienes el ministro en visita extraordinaria para causas de derechos humanos de la Corte de Apelaciones de Temuco Álvaro Mesa Latorre sometió a proceso y prisión preventiva como autores del delito de homicidio calificado en la persona de Marcos Quezada Yáñez, perpetrado en la comuna de Curacautín, el 24 de junio de 1989.

De acuerdo a los antecedentes recopilados en la investigación (causa Rol 18.779), el magistrado pudo determinar “que a raíz de una denuncia  por robo que afectó a la Panadería Suiza en  la comuna de Curacautín,  el día 24 de junio de 1989, alrededor de las 12:30 horas fue detenido en la vía pública Marcos Quezada Yáñez, de 17 años de edad, quien era sindicado como el único sospechoso del ilícito, por haber trabajado de manera ocasional en dicho lugar. Su aprehensión fue practicada por cuatro  funcionarios de Carabineros de la Comisaría de Curacautín. En la comisaría, Quezada Yáñez fue interrogado por todos sus aprehensores y  un teniente de ese recinto, quien, además, dirigía el interrogatorio del  detenido.  Luego de que supuestamente se atribuyera participación en el ilícito investigado, fue trasladado fuera del recinto policial, hasta el sector  del estero Manzanoco, ya que  supuestamente habría tirado  algunas especies en dicho lugar, siendo posteriormente  conducido hasta el recinto policial,  ingresando a los calabozos  sin lesiones visibles”.

El informe añade “que alrededor de las 19:20 horas del mismo día 24 de junio de 1989,  familiares del detenido concurrieron hasta la unidad de Carabineros  a fin de consultar por su estado y, además, dejarle alimentos. Sin embargo, el cabo que en esos momentos se encontraba de servicio de guardia, les manifestó que regresaran más tarde, no informándoles que al momento de revisar el calabozo en que se encontraba Marcos Quezada, éste aparecía  colgado con una chomba desde una de las vigas.  Que acontecido lo anterior, el cabo en servicio de guardia comunicó la situación de Quezada Yáñez a sus superiores, entre ellos el mismo oficial de grado teniente que dirigió el interrogatorio, quienes concurrieron al lugar y observaron que la persona de Quezada Yáñez pendía sin vida desde una de las vigas del calabozo”.

Finalmente la investigación concluye “que el cadáver de Marcos Quezada Yáñez fue remitido al médico legista Wolfgang Reuter Berger,  junto con el parte policial que indicaba que al parecer habría fallecido por ahorcamiento. El profesional determinó que  la causa precisa de la muerte era atribuida a “shock por acción de corriente eléctrica aplicado en algunos dedos de ambas manos”, informe corroborado por el Departamento de Medicina Criminalística de la Policía de Investigaciones de Chile,  que concluye que previo a su ahorcamiento, la víctima fue expuesta por terceros a electricidad en ambas manos y que posterior a dicha exposición, se encontraba incapacitado para efectuar maniobras conducentes a su ahorcamiento. Que por lo anterior, la  persona de Marcos Quezada Yáñez, una vez detenido y llevado al cuartel policial, fue  objeto de apremios con uso de electricidad, en este caso en ambas manos, lo que le provocó la muerte” puntualiza en informe.